Salud

Todo el mundo está de acuerdo en que se trata de un deporte completo que beneficia todas las áreas de la vida de la persona que lo practica periódicamente. No obstante, siempre podemos enfatizar el hecho de que esta es una actividad mental y ya sea que se juegue en los best golf courses in Spain o en otro país, es posible aprovecharse de sus grandes ventajas.

¿Por qué decimos que la mente tiene aquí un papel relevante? Porque es un deporte individual y no grupal, que carece de enfrentamientos directos a la habilidad o fuerza del oponente pero que no cuenta tampoco con el apoyo o colaboración del equipo. La mayoría de las variables deben ser mantenidas bajo control por el propio golfista.

Así, el jugador ha de poseer una táctica al enfrentar un hoyo en particular, desarrollar un procedimiento para el swing y finalmente, mantener una actitud apropiada frente al éxito o el fracaso logrado. El último aspecto es quizás el más difícil, puesto que implica controlar intensas emociones de temor, angustia, enojo, alegría, orgullo o satisfacción.

Mejorando el entrenamiento mental

La práctica de ciertas rutinas antes, durante y después de la competencia le ayudará a aumentar la confianza en sí mismo y a hacer más eficiente el trabajo. Para mejorar el rendimiento, considere ejecutar estas acciones mientras juega:

  • Relajación: respirar profundamente con la técnica adecuada le aliviará los músculos de brazos, hombros y cuello. De este modo tendrá menor desgaste por causa de la tensión, aumentando la efectividad.
  • Preparación: estudie las alternativas y decida la que efectuará sin arrepentirse o intentar mejorarla en el calor del momento.
  • Visualización: vea con la mente el tiro que va a realizar, incluyendo dirección y fuerza e imagine las sensaciones positivas que esto le generará.
  • Movimientos previos: genere rituales propios que le ayuden a prepararse para el instante del swing y el golpe.

Existen tantas técnicas como golfistas. Cada quien debe tener herramientas de rutina adaptadas a su necesidad, las cuales le guiarán en la consecución de un juego efectivo, minimizando el estrés e incrementado la concentración. ¡Trabaje en ello!

 

Llenar el carro de la compra con galletas o tortitas “integrales” o cualquier tipo de alimento con fibra añadida es seguirle el juego a los fabricantes (aunque también podemos hacerlas nosotros con algunas de estas batidoras)

 

La publicidad ha conseguido extender la idea de que la fibra es escasa en nuestra dieta y beneficiosa para la salud. Sobre eso no tenemos mucho que objetar.

 

Otra cuestión son los productos que los fabricantes nos quieren vender como fuente de fibra en la dieta entre los que hay algunos muy poco interesantes, o bien porque la cantidad de fibra es escasa, o bien porque aportan otros nutrientes que sobran en nuestra dieta como la sal, el azúcar o las grasas saturadas.

Es cierto que nuestro consumo de fibra es bajo porque la mayoría de la población adulta española no llega al mínimo recomendado: 25 gramos al día. Y las mujeres son las que están más lejos de alcanzar ese objetivo.

Pero para llegar a esa cantidad hay que elegir bien lo que comemos.

La fibra es una parte de los alimentos de origen vegetal. De forma natural se encuentra en las frutas, verduras, hortalizas, legumbres, frutos secos y cereales integrales.

Todos estos alimentos son además ricos en vitaminas y minerales.

Pero el consumidor puede encontrar fibra en muchos otros productos porque la industria la extrae de unos alimentos y luego la añade a otros, para venderlos como “más saludables”.

De hecho se puede encontrar en alimentos insospechados, como el cacao en polvo o los lácteos, a los que se ha incorporado fibra extraída de los cereales en forma de salvado, inulina, oligofructosa…

 

Aclaremos qué son para que no le den gato por liebre.

 

El salvado es la capa externa de los granos de los cereales, la que se separa del resto del grano en los molinos. Su composición varía según el grado de extracción, pero es casi todo fibra insoluble. Gracias a eso  contribuye a reducir el tiempo de tránsito intestinal y a aumentar la masa fecal. Aunque esas propiedades empiezan cuando se consume salvado con regularidad (10 gramos al día) y se acompaña esa ingesta con agua y ejercicio suave. Si no el efecto puede ser el contrario.

 

La inulina, la oligofructosa y otros compuestos como los betaglucanos o los arabinoxilanos, que se están poniendo de moda, son distintos tipos de fibra soluble. Se está descubriendo que la fibra soluble puede jugar un papel preventivo frente a ciertas enfermedades, como la diabetes o el cáncer de colon.

El pequeño inconveniente de este tipo de fibra es que cuando es fermentada por las bacterias del intestino, se generan gases. Y esos gases, a veces, producen flatulencia e hinchazón en la tripa. Pero suelen ser molestias pasajeras. Si la adicción de fibra que hacen los fabricantes se ajustase a las necesidades de nuestro organismo, tendría que haber 3 partes de fibra insoluble por cada parte de fibra soluble.  Ahora que, más que añadir, sería preferible que dejaran la fibra en donde está, en el grano entero de los cereales.

 

¿Por qué en las tiendas son mayoría los cereales refinados?

Por dos motivos fundamentales: el primero porque por tradición desde hace años el producto normalizado es el refinado, mientras que el integral es el producto especial, el que aporta un plus.  Y el segundo, porque para la industria el refinado ofrece ventajas como un mayor tiempo de conservación, unas texturas más suaves y palatables y un aprovechamiento posterior de la cascarilla del cereal en productos secundarios o bien para venderlo como salvado, permitiéndoles así aumentar el beneficio.

¿Recomendarías sustituir los refinados por los integrales?

Sí. Si tuviera que dar un consejo de salud pública a población general, sería que los cereales y derivados que se consuman sean integrales dejando los refinados para ocasiones puntuales. De hecho así lo indican guías de alimentación como el conocido “Plato saludable” de Harvard T.H. Chan School of Public Health o en España, la “Guía de la Alimentación Saludable” de la Sociedad Española de Nutrición Comunitaria (SENC). Contienen más fibra y más micronutrientes (vitaminas y minerales) que los refinados, por lo tanto son mucho más interesantes desde un punto de vista nutricional.

Además, a nivel metabólico su efecto no es el mismo, tienen un menor impacto en la glucemia (glucosa en sangre), favorecen el tránsito intestinal y podrían mejorar el perfil lipídico, aunque sobre esto no hay evidencia concluyente.

 

¿Es un cambio que pueda hacerse de un día para otro?

En principio, en una persona sana, sí. Si se produjera alguna pequeña molestia digestiva, no habría problema en hacerlo de manera paulatina. Empezando por aquello que se consume con más frecuencia que suele ser el pan.

 

¿En qué circunstancias es preferible optar por los cereales refinados?

Cuando exista una patología digestiva que así lo indique o cuando así nos lo recomiende un profesional de la salud acreditado. Por ejemplo, en procesos pasajeros de diarrea, gastritis o en cualquier periodo de recuperación que precise seguir una dieta blanda.

 

¿Solo hay que cambiar los cereales? No. La mayor fuente de fibra no deberían ser los cereales en modo alguno. En ese lugar debemos colocar las verduras, hortalizas, frutas, que son la base de una dieta saludable y aquello que debemos consumir en mayor cantidad.

 

La apnea del sueño

La apnea obstructiva del sueño es un trastorno, que puede ser grave, la respiración se detiene mientras usted está dormido porque las vías respiratorias se han estrechado o bloqueado parcialmente provocando que el flujo de aire hacia los pulmones cese parcial o completamente.

apnea-sueño

La apnea del sueño se produce por dos causa principales:

Apnea obstructiva del sueño, se da en más del 90% de los casos y en la cual se produce un estrechamiento de las vías respiratorias superiores, la garganta permanece lo suficientemente abierta durante el sueño para permitir el paso del aire. Algunas personas tienen una garganta más estrecha. Cuando los músculos en la parte superior de la garganta se relajan durante el sueño, los tejidos se cierran y bloquean la vía respiratoria. Esta detención de la respiración se denomina apnea.

Apnea central del sueño, que ocurre cuando el cerebro no envía las señales apropiadas a los músculos que controlan la respiración.

En el  caso de la Apnea obstructiva del sueño se determina la existencia de este síndrome cuando se producen:

  • pausas de la respiración de al menos 10 segundos durante el sueño.
  • más de 10 pausas de la respiración por cada hora de sueño.

En cuanto a los síntomas los ronquidos son la manifestación más visible que puede alertar al paciente sobre la posibilidad de tener apnea del sueño. Las personas que padecen la enfermedad normalmente empiezan a roncar muy fuerte después de quedarse dormidos. Además, éste se interrumpe durante un periodo de silencio mientras el paciente sufre una apnea. Ese periodo de silencio va seguido de un resoplido con jadeo mientras el paciente intenta volver a respirar.

Como consecuencia de los episodios, el sueño del paciente no es reparador y aparece somnolencia diurna, presencia de fatiga crónica e incluso alteraciones respiratorias y cardiovasculares.

La persona con apnea suele levantarse con frecuencia para ir al baño, se despierta frecuentemente con la boca seca y al día siguiente nota cansancio, dolor de cabeza y con probabilidad de dormirse en situaciones inapropiadas, mientras conduce, lee o asiste a reuniones de trabajo.

Además, los pacientes con apnea pueden tener depresión, hinchazón de piernas o ser hiperactivos.

Hay varios tratamientos para la apnea del sueño, dependiendo de la historia clínica y la gravedad del trastorno. Casi todos los regímenes de tratamiento comienzan con cambios del estilo de vida, como evitar el alcohol y los medicamentos que relajan el sistema nervioso central (por ejemplo, sedantes y relajantes musculares), bajar de peso y dejar de fumar.

Muchas personas mejoran con aparatos orales para mantener la vía aérea abierta durante el sueño como por ejemplo el aparato de la empresa roncofer.